Cómo hacer que tus muebles de jardín duren más

Los muebles de jardín o de terraza se encuentran a la intemperie durante todo el año y por eso están expuestos a las inclemencias meteorológicas. De su correcto mantenimiento y cuidado dependerá cuánta vida útil puedan tener. Vamos a ver algunos consejos para que nos duren el máximo tiempo posible.

  1. Si ha terminado el verano y quieres prepararlos para pasar el invierno, limpia las manchas y el polvo que hayan podido acumular y revisa que no necesiten ninguna reparación. Si es así, es el momento de arreglarlos. También puedes aprovechar para aplicar lubricante en mecanismos como toldos, sillas plegables, tumbonas, etc. Si no los quieres dejar en el jardín, guárdalos en un lugar cubierto y seco. Si están cubiertos con alguna funda, mejor, sobre todo si son de fibras naturales.
  2. Si los muebles son de madera es imprescindible que los protejamos de la lluvia ya que pueden terminar por estropearse a causa de la humedad. Las más duraderas son las de origen tropical como la teca, la ukola o el iroko. Después, en orden de resistencia, estaría el castaño, cedro, roble y caoba. Seguidas del roble americano, el abeto o el pino, y las menos resistentes como el chopo, el abedul o la balsa, entre otros.
  3. Para cada tipo de madera existe un protector que nos ayudará a que nos duren más los muebles, debe ser compatible con el barniz o pintura que vayamos a darle a continuación y que no altere las propiedades de la madera, que resista la humedad y a los efectos del sol. Para aplicar este protector, si el mueble es nuevo, podemos pasar una lija en sentido de la veta, después, un trapo un poco húmedo para quitar el polvo. Si el mueble no es nuevo, primero quitaremos la pintura o el barniz que tenga. El aceite de teca, linaza o lasur, es buen protector de los muebles de jardín porque permite que la madera transpire de una forma natural. Podemos aplicarlo dos veces al año para incrementar la durabilidad de nuestros muebles work tracking software. En las tiendas especializadas os explicarán la mejor forma de hacerlo y qué tipo de producto es el más adecuado para vuestra terraza o jardín.
  4. Si los muebles de tu terraza o jardín son de mimbre, por ejemplo, la única manera de protegerlos de la humedad o la lluvia será guardarlos a cubierto. Para limpiarlos y mantenerlos en buen estado puedes utilizar un aspirador o un cepillo de cerdas largas para poder quitar el polvo acumulado en su trenzado.
  5. Las fibras sintéticas son más fáciles de mantener, más resistentes y duraderas a los efectos de estar al aire libre. Lo que sí hay que hacer es secarlas cuando se hayan mojado para que no queden restos al evaporarse el agua. Poco a poco pueden ir perdiendo su brillo natural por lo que además de aplicar productos específicos que existen para ello podemos taparlos si no los utilizamos para evitar que el sol los pueda estropear más rápidamente. Si pierde mucho el color y se estropea en exceso, se pueden pintar con aerosol. Si se manchan y el mueble ya es un poco antiguo y está más estropeado podemos limpiarlos con un poco de vinagre blanco caliente o alcohol.

Imagen: Gibeller

Si te ha resultado interesante... ¿nos compartes? :) 0
Isabel
Escrito por
Isabel
Más artículos de Isabel

Dormitorios vintage, un ambiente romántico

Como ya os he comentado alguna vez, me encanta el estilo vintage...
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *