Decoración y reformas con microcemento

Formado con cemento y resinas y de un espesor de entre dos y tres centímetros, el microcemento es un material cada vez más utilizado en el hogar, en interiores y exteriores, y es que presenta algunas ventajas que lo convierten en una opción más que interesante a la hora de reformar una vivienda.
El microcemento se puede instalar sobre casi cualquier superficie, como puede ser cerámica, madera, yeso, terrazo, pladur, mármol, hierro… y no hace falta sacar las baldosas viejas, azulejos, piedra, alicatado o lo que haya debajo. No tiene juntas, por lo que es apropiado también para superficies grandes, logrando espacios continuos sin interrupciones, y puede revestir paredes, suelos y techos. Su colocación no implica obras puesto que al aplicarse sobre la superficie que ya tengamos en casa no provoca ruidos ni molestias.

Gracias a la amplia variedad de texturas y colores, el microcemento de Tecnocemento, entre otros, ofrece numerosas alternativas para vestir nuestro hogar, con diferentes acabados, siempre homogéneos, que consiguen personalizar al máximo el aspecto que deseemos darle a nuestras estancias. Debe ser colocado por personal cualificado para que los acabados sean perfectos y la instalación la adecuada para obtener el resultado deseado.

Se trata de un material resistente, impermeable, elegante y que se adapta a todo tipo de espacios, muy versátil a la hora de decorar, y es que permite crear espacios totalmente personalizados y combina con todo tipo de materiales y muebles que tengamos en nuestra casa. Al poder elegir la tonalidad del mismo, no hace falta pintarlo después, por lo que ya podremos ponerlo desde el principio con el color que más nos guste.

Crear un ambiente con microcemento es crear un ambiente único y especial. Es muy apropiado tanto para obra nueva como para reformas, ya que al no necesitar obra no aparecen escombros ni se hace ruido, se coloca rápida y fácilmente y permite renovar estancias sueltas o una casa o un local comercial completo.

Este revestimiento debe limpiarse con jabones neutros, ceras naturales y paños húmedos, sin precisar un mantenimiento especial. Durante la primera semana de la aplicación sí que será necesario prestar atención en sus cuidados. Así, deberemos tener una temperatura media de 20 ºC y una humedad en torno al 40% para que el pavimento endurezca bien y no pierda brillo ni aparezcan imperfecciones. Más precauciones deberemos tomar en las primeras 48 horas, momento en el que se fraguan sus características principales como dureza y resistencia. Por eso, evitaremos pisarlo en este tiempo, transportar sobre él materiales pesados, no lo lavaremos ni derramaremos ningún tipo de líquido y tendremos la estancia ventilada.

Si te ha resultado interesante... ¿nos compartes? :) 0
Isabel
Escrito por
Isabel
Más artículos de Isabel

Soluciones decorativas de Ikea niños

Si Ikea me apasiona, la parte de niños me encanta igual. Y...
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *